La deforestación puede definirse como el proceso de desaparición de los bosques, causada principalmente por la actividad humana, consistente en la tala o quema de árboles. Según un informe de evaluación que data del 2007 proferido por el panel encargado de los estudios del Cambio Climático de la ONU, se estimó que el 17 % de las emisiones de gases de efecto invernadero son producto de la deforestación y degradación de los bosques.

Siendo este un porcentaje significativo, ciertamente despertó la sensata preocupación de varias naciones que son conscientes de la degradación del medio ambiente, sin embargo, esta vez enfocándose en la deforestación. Es por ello, que el inicio de esta gran iniciativa se remonta al año 2005 en el marco de la COP 11 donde un grupo de países africanos y latinoamericanos plantearon la urgencia de acciones para paliar y erradicar en lo posible el detrimento de los bosques. Este solo fue el inicio, pues el trabajo no es menor. En lo consiguiente, en el año 2007, en el desarrollo de la COP 13, La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático reconoció la reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques (REDD) como un mecanismo útil en la lucha contra el cambio climático

En consecuencia, en la COP 21 se concretizaron las proyecciones lo que dio como resultado que se acordara que Panamá sería la sede del centro mundial contra la deforestación. Teniendo como propósitos: la planificación y obtención de fondos para desarrollar programas con miras a la conservación de los bosques tropicales de manera conjunta con otros Estados y organismos. Así como también propiciar un manejo forestal sostenible lo cual debe conducir a la reducción de emisiones de corbono.
Es oportuno mencionar que Panamá conoce muy bien la problemática, ya que se estima que hasta el año 2015 Panamá había perdido el 65% de sus bosques tropicales, equivalente a unas 540,000 hectáreas, apreciable principalmente en la provincia de Darién.

Finalmente, el 31 de marzo del 2017 en la ciudad de Panamá, se inauguró El Centro Internacional para la Implementación de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques (ICIREDD), que es un organismo internacional autónomo que se localiza en el Parque Metropolitano de Panamá. También se inauguró el Centro Regional de Colaboración-Panamá (CRC Panamá) para América Latina y el Caribe, cuyas funciones se entrelazarán. De ahora en adelante, sólo resta que la cooperación entre los países que compartan la problemática en cuestión sea activa y que juntos mediante planes estratégicos, logren reducir las emisiones de carbono, frenando la deforestación de los bosques tropicales aun existentes.